¿Qué es una Dirección IP y que tipos existen?

Algunas características que nos definen como individuos son un nombre propio, una fecha de nacimiento, un domicilio, una clave única de registro de población, entre otras particularidades. Todos estos rasgos ayudan a identificarnos. Si decidimos realizar una compra por internet, los datos que te serán requeridos para hacer llegar tu producto a la puerta de […]

Algunas características que nos definen como individuos son un nombre propio, una fecha de nacimiento, un domicilio, una clave única de registro de población, entre otras particularidades. Todos estos rasgos ayudan a identificarnos.

Si decidimos realizar una compra por internet, los datos que te serán requeridos para hacer llegar tu producto a la puerta de tu casa posiblemente serán todos los mencionados anteriormente. De igual modo, al momento de recibir el paquete tendrás que mostrar tu identificación para que el repartidor pueda corroborar que lo está entregando a la persona indicada.

Pero, ¿alguna vez te has preguntado cómo nos identificamos en un mundo digital?

¿Qué es una Dirección IP?

Así como al ser ciudadanos contamos con un número único e irrepetible que nos identifica, cada computadora, smartphone, tablet, o cualquier otro dispositivo electrónico cuentan con uno propio denominado dirección IP (Internet Protocol), el cual está compuesto por cuatro conjuntos de números del 0 al 255 divididos por un punto; un ejemplo podría ser “192.168.1.65”.

Este número permite identificar al dispositivo en una red, es decir, a través de la dirección IP se puede saber qué computadora está solicitando información específica, desde dónde la está solicitando, y ayuda a que sea entregada al destinatario correcto.

¿Qué tipos de Dirección IP existen?

Existen dos tipos de direcciones IP: las privadas y las públicas, que a su vez se pueden subdividir en IPs fijas o dinámicas. Comencemos describiendo la primera clasificación:

Dirección IP Privada

Esta es utilizada para identificar un dispositivo dentro de una red privada, por ejemplo, la que creas al conectar tu smartphone, la impresora, la tablet, y la laptop a una misma red de WiFi en tu hogar, o bien, las redes utilizadas a nivel empresarial.

Existen 3 rangos de estos conjuntos numéricos destinados exclusivamente para direcciones IP privadas, los cuales se catalogan en 3 clases distintas:

Clase A: De 10.0.0.0 a 10.255.255.255, que son utilizadas generalmente para grandes redes privadas, por ejemplo de alguna empresa trasnacional.

Clase B: De 172.16.0.0 a 172.31.255.255, que son usadas para redes medianas, como de alguna empresa local, escuela o universidad.

Clase C: 192.168.0.0 a 192.168.255.255, que son usadas para las redes más pequeñas, como redes domésticas.

Dirección IP Pública

Éstas son indispensables para conectarse a internet, y son visibles para cualquier internauta, y suele ser la que tiene tu router o tu módem.

©Ondina Castillo / comparahosting.io

Como mencionamos anteriormente, éstas pueden ser a su vez fijas o dinámicas. Te presentamos cada una:

Fijas: En este caso, la dirección IP asignada a un dispositivo será de por vida, es decir, jamás cambiará, y esto aplica tanto para direcciones IP públicas como privadas. A pesar de que son de mayor confianza y estabilidad, y te permiten una mayor velocidad de descarga, llegan a presentar ciertos inconvenientes, empezando por la vulnerabilidad. Al ser estáticas, los hackers tienen más tiempo para atacar equipos con este tipo de IP, por lo que se vuelven menos seguras. Además, su configuración debe ser manual y hay que pagar una cuota adicional para obtenerla.

Dinámicas: Este tipo de dirección IP va cambiando cada vez que el dispositivo establece una conexión a internet, y se llega a usar cuando los proveedores de Internet cuentan con más clientes que direcciones IP, ya que es poco probable que todos ellos se conecten al mismo tiempo. Entre sus ventajas se encuentra un mayor nivel de seguridad y privacidad en la red, además de que su configuración es automática, sin embargo, la probabilidad de que la conexión se interrumpa es más elevada que en una IP fija.

Etiquetas: Tecnología Web

Alejandra Torres

Alejandra Torres

Ale, escritora de corazón y mercadóloga de profesión. Orgullosa mexicana originaria de la ciudad de los ángeles; lleva más de 4 años plasmando y compartiendo ideas, opiniones, conocimiento y experiencias de vida a través de la redacción. Su principal pasión: aprender. Libros, viajes, gente, experiencias; siempre hay algo nuevo que saber.